viernes, 19 de octubre de 2018

¿Sabes cómo adaptar tu rutina de belleza durante el embarazo y lactancia? En Medicina Estética ERES te lo explicamos

El embarazo es un periodo muy bonito en la vida de una mujer, pero al mismo tiempo, está lleno de dudas e incertidumbres. Son muchas las pacientes que acuden a mi consulta para preguntarme qué hábitos de belleza tienen que desechar y cuáles pueden conservar durante esta nueva etapa.


Lo primero es atender a las recomendaciones de nuestro ginecólogo, especialmente en lo referido a una alimentación saludable, considerando los ingredientes que debemos dejar de consumir, y evitando el manido ‘hay que comer por dos’ que lo único que nos traerá es un sobrepeso innecesario que dificultará el parto y la recuperación posterior, así como un mayor riesgo de sufrir diabetes gestacional.

Si somos personas activas, no debemos renunciar a nuestro deporte favorito, ya que nuestro organismo está acostumbrado a ese esfuerzo. Y si no lo somos, es el momento de incorporar treinta minutos de paseo diario a nuestra rutina.

A nivel médico-estético, los tratamientos de infiltraciones de botox y/o ácido hialurónico están totalmente desaconsejados. También tenemos que vigilar la formulación de nuestra cosmética de uso domiciliario. Los productos con retinol y los anticelulíticos, por su alto contenido en cafeína y su capacidad de penetración, están prohibidos durante esta etapa. Si prefieres la cosmética ecológica, no puedes emplear aceites esenciales, ya que son capaces de penetrar en el torrente sanguíneo y entrar en contacto con tu bebé.

Es el momento de centrarse en el bienestar de tu cuerpo. Según avanzan los meses, pueden aparecer las varices, las estrías o la ciática. Para prevenir y combatir esos síntomas, el equipo de Medicina Estética Eres ha diseñado un programa específico para mimarte durante el embarazo. Durante esta etapa, la aparatología está totalmente prohibida, por lo que nos centraremos en protocolos manuales.

Nuestro equipo de estética está formado en drenaje linfático manual, un método terapéutico nacido en los años 30 y que es aplicable a unas 70 patologías tanto médicas como estéticas o deportivas. Con esta técnica, combatiremos la temida retención de líquidos y beneficiaremos nuestro sistema inmunitario.

El embarazo, especialmente si es primerizo, puede ser un periodo de mucho estrés. Para ayudar a liberar tensiones y autoregalarnos un momento de relax, disponemos de una amplia gama de masajes: quiromasaje para combatir las molestias del embarazo, relajantes para reducir la ansiedad, específico de pies para combatir las piernas cansadas…

La etapa de postparto es igualmente retadora para las mujeres. Si optamos por dar el pecho, es conveniente continuar con las precauciones que hemos seguido durante el embarazo a nivel cosmético, ya que la leche materna puede servir de transmisor de sustancias no aconsejables para el bebé. También hay que considerar si nuestro parto ha sido natural o por cesárea, ya que el periodo de recuperación en este último caso es mayor.

Los cambios hormonales experimentados durante estos meses pueden provocar la aparición de manchas y melasmas en el rostro. Dependiendo del tipo de mancha y la zona en la que se encuentre, en Medicina Estética Eres disponemos de diferentes protocolos para tratarlas. También se pueden combatir a nivel tópico con cosméticos despigmentantes, pero debemos retrasar su uso hasta el fin de la lactancia.

A nivel corporal, además del sobrepeso típico tras el embarazo, algunos de los aspectos que más inquietan a nuestras pacientes son las estrías, las varices y el pecho. Los tres se pueden tratar a nivel médico estético con diferentes protocolos de actuación. Sin embargo, es conveniente no obsesionarse y dar tiempo a que nuestro organismo se recupere por sí solo de un acontecimiento natural como es el embarazo y el parto.

Por último, uno de los puntos que más preocupan durante el postparto es el cabello. Durante el embarazo, el aumento del nivel de hormonas hace que esté más saludable y bonito que nunca. Sin embargo, tras el parto es habitual que se caiga de manera abundante. Es un proceso natural y que se detendrá una vez se estabilicen nuestros niveles hormonales. Podemos ayudar con la ingesta de un complemento vitamínico específico. Si persiste este fenómeno, nuestros expertos en Medicina Capilar detectarán sus causas y te recomendarán el mejor camino a seguir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario